Los músicos independientes encuentran recompensas inesperadas en el streaming

Piensas que los músicos no pueden ganar dinero con el streaming? Piensalo otra vez. Fíjate en este artista de CD Baby que ha ganado un montón en Spotify. El artículo original fue presentado en los New York Times

Por BEN SISARIO (Este artículo apareció originalmente en el New York Times. Puedes ver el original aquí)

A principios del año pasado, Perrin Lamb, un cantautor radicado en Nashville que no tiene contrato con un sello discográfico, empezó a recibir toda clase de extraños mensajes en Twitter. Fans que no sabía que tenía, escribiéndole a veces en idiomas que no podía entender, le decían que les encantaba su canción “Everybody’s Got Something” en Spotify.

Lamb —que no usaba Spotify— descubrió rápidamente que “Everyone’s Got Something” estaba en una playlist popular en el servicio de streaming, con un número de reproducciones que llegaban al millón. A finales de año, la canción había sido escuchada unos diez millones de veces y había reportado a Lamb más de $40000.

“Whoa,” recuerda haber pensado. “debería abrir una cuenta en Spotify.”

Spotify y otros servicios de streaming como Pandora reciben frecuentes ataques de artistas y sus abogados sobre lo que consideran que son regalías demasiado bajas o bien falta de pago. Esta semana Spotify retiró miles de canciones del sello punk Victory Record tras recibir acusaciones de no pagar los derechos de autor.

Pero Lamb, de 39 años, es un ejemplo de una clase emergente de músicos que están lejos de ser superestrellas –él todavía mantiene su trabajo habitual– pero pueden, ocasionalmente, recibir importantes salarios del streaming. El crecimiento de las playlists y las redes sociales significa que una canción desconocida puede aparecer en el feed de un oyente y ser escuchada, guardada y compartida. Cada escucha genera una fracción de centavo.

La viabilidad financiera del streaming aun es objeto de continuo debate en los círculos musicales, especialmente cuando el streaming empieza a reemplazar al CD y a las ventas por descargas, ambos más lucrativos.

“Pensar que $40000 es compensación suficiente por 10 millones de escuchas es absolutamente trágico”, declara Mike Doughty, cantautor y ex-líder de la banda Soul Coughing, y comentarista frecuente de los problemas de la industria musical en la era digital.

Lamb se beneficia de la infraestructura de un negocio que permite que los músicos independientes operen fuera del sistema standard de los sellos discográficos. Su música se publica a través de CD Baby, un distribuidor que cobra a sus clientes $49 por distribuir un álbum, además de un 9 por ciento de los ingresos digitales procedentes de tiendas como iTunes, Spotify y Rhapsody. Este acuerdo da a los músicos un porcentaje mucho más alto de lo que ganarían con el típico contrato con un sello discográfico.

Tracy Maddux, consejero delegado de CD Baby, declaró que el último año la compañía pagó a sus artistas $55 millones de dólares por usos digitales de su música, y que el caso de Perrin Lamb no era inusual. “Tenemos cientos de clientes que ganan esa cantidad de dinero en un año”, dijo Maddux.

“Hay todo un ecosistema de artistas independientes que están reinventando la forma en que funciona el negocio”, añadió Lamb. “Tengo amigos que hacen mucho dinero con YouTube, las ventas de vinilo y los conciertos caseros. Hay muchas maneras de funcionar más allá del modelo tradicional.”

“Everyone’s Got Something” se publicó en 2011 como parte del álbum “Back to You.” Doug Ford, un programador de Spotify, comenta que el algoritmo de la compañía recomendó la colección cuando se creaba “Your Favorite Coffeehouse,” una recopilación dedicada a evocar “estar sentado cómodamente en una butaca tomando un café con leche.” Se ha convertido en una de las listas de Spotify más populares, con más de 1.3 millones de seguidores.

Después del despegue de “Everyone’s Got Something”, otra de las canciones de Lamb, la más rítimica “Little Bit,” entró en la playlist de Spotify “Mood Booster”. Las dos canciones juntas llevan ya más de 24 millones de reproducciones.

Lamb dice que las regalías de “Everyone’s Got Something” y “Little Bit” le han dado have “un poco de seguridad.” Pero el streaming sigue siendo solo una parte de su carrera. Su trabajo habitual consiste en trabajar en Sorted Noise, una empresa de Nashville especializada en colocar canciones en televisión y en cine, una tarea que Lamb declara que ha influido sensiblemente en su manera de componer.

“Soy como la secuencia en la que el chico se va bajo la lluvia y la chica está llorando,” dice.

Lamb creció en Mississippi y se mudó a Nashville en 2001, permaneciendo en la periferia de la industria de allí. Pero eso debe haber acabado beneficiándole. Dado que nunca ha firmado un contrato con una discográfica o editorial musical, conserva todos los derechos sobre su música.

“Nadie me ofreció nada nunca,” dice.

4 Comments

  1. Los33victor@hotmail.com'
    by Vic Juliao on November 6, 2015  07:31 Reply

    So glad for Lamb! Inwish my spanish rock band from Panama, LOS 33, could get people to stream and download that much! We have about 9 albums for sale in CDBaby and wish we could do much better!
    Congrats to Lamb!

    Vic
    Los 33
    Panama

  2. Pingback : Como llevar tu música a una playlist de Spotify o Apple Music - MúsicoDIY

  3. Pingback : Cómo un artista indie ganó $56000 en Spotify con una canción (una entrevista con Perrin Lamb)

  4. Pingback : Los mayores mitos sobre la música en streaming - MúsicoDIY

Leave a reply

Your email address will not be published.