Cómo un cantautor desconocido superó en ventas a Lady Gaga y Katy Perry: el éxito de la noche a la mañana de Kashy Keegan

Una entrevista con Kashy Keegan: un cantautor desconocido que superó en ventas a Lady Gaga y Katy Perry y tuvo un éxito inesperado cuando una canción que había escrito años antes finalmente tuvo su momento de gloria – en Músico DIY.

Cómo un cantautor desconocido superó en ventas a Lady Gaga y Katy Perry: el éxito de la noche a la mañana de Kashy KeeganCuando un artista independiente renuncia a su sueño, el sueño se hace realidad

Trabajas duro, intentando hacerte un lugar en la música, pero después de muchas frustraciones con la parte empresarial de la industria, lo dejas.

Luego, años después, algo surge aparentemente de la nada, en la otra punta del mundo, y en 48 horas estás tocando frente a miles de personas en un país lejano; te ves catapultado al número 1 de las listas de iTunes, superando en ventas a pop stars como Lady Gaga y Katy Perry en esa región; y el contrato discográfico que esperaste tanto tiempo finalmente está a tu alcance.

Esto es lo que le pasó a Kashy Keegan, un cantautor de Londres que (gracias a internet) tuvo un éxito inesperado cuando una canción que había escrito años antes tuvo su momento de gloria durante una protesta en Hong Kong.

Le pregunté a Kashy sobre la experiencia, cómo hizo que el impulso durase, y la fuerza de “la canción correcta en el momento adecuado”.

Una entrevista con Kashy Keegan

En el momento en que tu canción “This Is My Dream” llamó la atención, de alguna manera habías dejado de perseguir tu carrera musical, ¿verdad? ¿Puedes hablar un poco de tu vida en la música hasta ese punto, y qué te llevo a dejar la música?

Antes de que la canción fuese descubierta, había pasado los 15 años anteriores trabajando en los empleos más extraños que puedas imaginarte, desde limpieza de guarderías a televentas o trabajar en un hospital durante cinco años. Todo era para conseguir dinero para grabar demos en un estudio local. Componer canciones había sido mi obsesión desde los 12 años y de joven no socializaba demasiado, porque cada momento libre lo utilizaba literalmente en trabajar en mis canciones. Sin embargo, me fijé una fecha límite, hasta los 25, para intentarlo y tomar un descanso. Cumplí 25 y estaba lejos de conseguir mi objetivo.

No dejé de componer canciones, porque esa es mi verdadera pasión, pero dejé de llamar a las puertas de managers y sellos discográficos, intentando tomar un descanso. Me sentía solo y hastiado de la industria musical. Parecía un recinto cerrado a los espontáneos como yo. Estaba tan frustrado y desgastado que decidí centrarme en la siguiente cosa que me gustaba, que era el periodismo musical. Con mucha perseverancia, pude conseguir un trabajo de periodista online para una emisora de radio, y me dediqué a eso durante un tiempo. La ironía es que justo cuando lo dejé estar y me moví en una dirección diferente, fue cuando la oportunidad llamó a mi puerta.

¿Cómo fue descubierta “This is My Dream”?

Escribí la canción en 2006. Metí ahí todos los obstáculos y frustración que había experimentado durante años de intentar entrar en la industria. Era una canción áspera y desafiante sobre no querer abandonar mi sueño de ser músico. Subí la canción online a unas cuantas redes sociales y luego básicamente me senté a esperar durante seis años y realmente nadie la escuchó excepto mi familia y amigos.

Luego saltamos a 2012, recibo un mail inesperado de Universal Music en Hong Kong que ha recibido una petición para usar mi canción “This Is My Dream” como sintonía para el lanzamiento de una nueva estación de TV. Habían encontrado la canción online y les había llevado hasta mí. Firmé un contrato de publicación con Universal y al cabo de un año la canción terminó llegando al número 1 de la lista de iTunes de Hong Kong e incluso había superado a lanzamientos de esa semana de Lady Gaga y Katy Perry. Fue una sorpresa inesperada, pero también el agradable resultado de todos esos años de lucha y perseverancia, cuando sentía que nadie quería darle una oportunidad a mi música.

Una vez licenciaste la canción, ¿volviste a ponerte en marcha para centrarte en la música?

Al principio no. La canción fue puesta en espera mientras la estación de TV esperaba a tener la licencia para emitir por parte del gobierno de Hong Kong. Sin embargo, todo el mundo estaba seguro de que conseguirían la licencia en cuestión de meses. Había ya muchos rumores a nivel local en torno a la nueva televisión.

Mientras tanto, como estaba trabajando en Londres y en la punta del planeta opuesta a Hong Kong, seguí con lo mío y me centré en mi trabajo. Había tenido tantas salidas en falso y supuestas “grandes” oportunidades en el pasado que nunca llevaron a nada que no quería entusiasmarme demasiado.

¿Qué pasó en Hong Kong que hizo girar las cosas? ¿De qué iban las protestas?

Saltemos a octubre de 2013, algunos meses después de firmar el contrato de edición con Universal; de repente aparece en las noticias que el gobierno de Hong Kong ha concedido licencias de emisión a otras dos redes de TV pero a rechazado dar una licencia a la favorita de la gente, una red llamada HKTV, que era la misma TV que planeaba utilizar mi canción como sintonía para una de sus series documentales.

La denegación de la licencia por parte del gobierno se vio con intenciones políticas, así que provocó una reacción pública violenta por parte de los ciudadanos de Hong Kong, de todas las edades y clases sociales, que salieron a la calle a manifestarse. De hecho, decenas de miles de personas tomaron las calles durante más de tres semanas de protestas continuadas.

Estaba en ese momento de vuelta en Londres y completamente desconocedor de la situación en Hong Kong. Sin embargo, empecé a recibir todas esas alertas de YouTube de que la gente estaba subiendo mi canción. Entré en YouTube una noche después del trabajo y vi todos los vídeos que la gente había subido mostrando a miles de personas en una manifestación en Hong Kong cantando mi canción mientras sonaba a través de altavoces. No podía creer lo que veían mis ojos. Lo que se pretendía que fuera la canción de sintonía de la una serie documental se había convertido en el himno extraoficial de aquellas grandes manifestaciones.

¿Puedes hablar un poco de la experiencia de volar hasta allá para tocar, y como cambió eso tu vida y tu carrera?

Todo ocurrió en el espacio de 48 horas y bastante por impulso. Recibí un email de la red de TV de Hong Kong invitándome a ir y tocar la canción en directo. No tenía ni idea de qué podía esperar. Sin embargo, me puse en marcha al día siguiente y pregunté a mis colegas sobre si debería ir o no, y unánimemente pensaron que sería una buena idea. Reservé mi billete de avión esa noche y volé 13 horas solo hasta Hong Kong. Llegué a Hong Kong, me encontré con el equipo de la TV y me trasladaron a la zona de la manifestación.

Mi llegada había salido en las noticias locales antes incluso de tocar. Ensayé a plena luz del día. Nunca había tocado en público esta canción, y no tenía ni idea de lo que podía pasar. Ya se había congregado un público de unos cuantos cientos de personas. Me lancé a las piscina pero afortunadamente salió bien. Hacia las 9:30 de la noche llegó mi momento, en ese momento la multitud rugía en el exterior y se habían reunido miles de personas. Llevaba despierto más de 24 horas pero salí y se disparó la adrenalina, y todo sucedió muy rápido.

El público pareció agradecer realmente mi presencia allí y toque la canción otra vez con algunos actores locales de la cadena de TV al final de la noche. Después de eso, se formó una cola que parecía infinita de gente que quería estrechar mi mano y hacerse una foto conmigo. Volví al hotel siendo el número 1 en iTunes. Mi cabeza aun daba vueltas y estaba convencido de que todo era un sueño.

¿Qué pasos diste para convertir toda esa repercusión en un impulso continuado?

Estaba realmente asustado de qué hacer a continuación porque no quería dar un paso equivocado o perder esta gran oportunidad. Al día siguiente, después de mi actuación la noche anterior, empecé a contactar con sellos discográficos enviándoles enlaces a los artículos de las noticias para demostrar la atención que se me había prestado para intentar conseguir un contrato discográfico. No fue fácil, y algunas se mostraron vacilantes al principio. Creo que el trasfondo político de las manifestaciones no me ayudó pero aquella experiencia había reavivado ese fuego dentro de mí y estaba determinado a no aceptar un “no” por respuesta.

Finalmente convencí al director general de un sello discográfico local de Hong Kong para ofrecerme un contrato y, tras mucha insistencia por mi parte, accedió a darme una oportunidad. Volví al Reino Unido he hice un crowdfunding para montar mi primer concierto de larga duración en Hong Kong. A principios del año siguiente volví a Hong Kong para el concierto y finalmente decidí dejar Londres e instalarme en Hong Kong a tiempo completo unos meses después del concierto.

¿Cómo mantienes la relación con tus fans? ¿Cuánto tiempo dedicas de media a redes sociales? ¿Pudiste usar ese estallido inicial para ampliar tu lista de email?

Al principio fue una locura. Antes de ir a Hong Kong tenía unos 73 likes en Facebook. Después de esa primera noche en la que toqué, al día siguiente tenía más de 8000 likes en la página. Realmente recibí atención de golpe, creé una lista de email y lancé una campaña de crowdfunding para mi primer concierto largo en Hong Kong. Sin embargo, la experiencia me ha enseñado que una gran atención inicial no basta, necesitas una maquinaria tras de ti para mantener vivo el interés. Necesitas tocar regularmente o aparecer en TV o radio. El crecimiento en redes sociales funciona mejor cuando es una reacción a un suceso externo. Por ejemplo, si tocas en directo y a la gente le gusta lo que oye te buscarán en redes sociales para escuchar más. Sigo sin pensar que intentar ganar seguidores solamente a través de redes sociales sea una buena estrategia. Es una buena herramienta para mantener el contacto con tus seguidores pero no puedes basarte en ello como tu único medio de promoción. Está demasiado saturado.

¿Qué me dices de la infraestructura que te rodea: empezaste a trabajar con un manager, publicista, agente, etc?

Seguí siendo mi propio manager, pero trabajé con un sello discográfico local que financió y distribuyó mi siguiente álbum. La promoción fue mínima pero di muchas entrevistas en la prensa local y una presentación in-store en la tienda insignia de HMV en el centro de Hong Kong. El álbum llegó al top 20 en la categoría pop-rock. También acabé en segundo lugar total en el concurso de cantautor del año en MTV China. Esto fue para una sorpresa total porque era el único artista occidental y la única canción en lengua inglesa del concurso.

He escuchado unas cuantas historias de músicos a los que les llega el reconocimiento solo cuando han dejado de buscarlo. ¿Cuál es la razón de ello? ¿Algún pensamiento filosófico sobre el tema?

Es duro. Definitivamente había algo de irónico en mi situación, pero de alguna manera sentía que esos 15 años de dedicación previa y perseverancia estaban dando su fruto. Creo en que tienes que labrarte tu propia suerte en la vida y pienso que mucho se debe a la perseverancia. Si sigues perseverando algo tiene que acabar pasando. Sin embargo, como en la mayoría de cosas en la vida, tienes que mantener un equilibrio, Las mejores oportunidades en la vida habitualmente nos encuentran a nosotros y no a la inversa.

Pienso que tienes que tocar puertas y darte a conocer, pero no olvides que si alguien de verdad quiere usar tu música o contratarte acudirá a llamar a tu puerta. Pienso que la perseverancia aumentará tus posibilidades de tener un golpe de suerte, pero no lo forzará. Tienes que asegurarte de que tu música tiene fácil acceso y decirle a la gente que está ahí. Si alguien está genuinamente interesado golpeará en tu puerta.

En CD Baby también escuchamos historias de canciones concretas que encuentran su momento mucho después de su fecha de lanzamiento… a veces décadas más tarde, especialmente en el mundo de las licencias de sincronización. ¿Tienes tus ideas sobre si y cómo internet realmente potencia la conexión entre el público y la canción correcta en el momento correcto?

Hay extrañas resonancias en la vida cuando las estrellas se alinean en tu favor. Creo que es lo que me ocurrió. Después de 15 años de lo que fue una lucha cuesta arriba, las cosas cambiaron y apareció la canción adecuada en el instante justo que captó el espíritu del momento. No importó que hubiera escrito la canción seis años antes o que hubiera estado ahí esperando todo el tiempo sin que nadie la escuchara. Toda esta experiencia ha abierto de nuevo mi mente y me ha enseñado que la vida realmente puede sorprenderte cuando menos te lo esperas.

Durante mucho tiempo estuve convencido de que la industria musical no estaba abierta a gente como yo que no conocía a nadie dentro. Todavía hoy, la mejor parte de toda la experiencia, para mí, fue haber recibido cientos de rechazos durante los años; literalmente salí de la oscuridad sin manager, sin sello, sin publicista ni nada de eso. Solamente porque alguien en la otra punta del mundo creyó lo suficiente en mi canción para usarla y darle una cantidad decente de difusión, pude desafiar las apuestas y llegar a mi primer numero 1. Fue a la vez gratificante e inmensamente surrealista.

Casi todo el tiempo la gente quiere escribir una canción y obtener una reacción al instante. No siempre sucede cuando queremos, pero una vez se ha grabado una canción, no hay nada escrito sobre cómo o cuándo podría convertirse en el nuevo gran éxito. Diría sencillamente que uno nunca sabe… quizá ya has escrito tu gran éxito sin saberlo.

¿En qué andas ahora, musicalmente hablando?

Acabo de lanzar mi tercer álbum a través de CD Baby. Se titula Inner Song y es una colección de 11 canciones, todas escritas y producidas por mí, que describen los grandes cambios en mi vida en los últimos años de traslado a la otra parte del mundo y saborear el éxito por primera vez con mi música.

Ha habido muchos altos y bajos, y fuentes de inspiración, y tengo muchas ganas de compartir la nueva música en que he estado trabajando. Mi intención al escribir canciones ha sido la misma desde que empecé a componerlas hace 20 años. Es intentar escribir canciones con un mensaje que dé ánimo y fuerza, ya que ese es el tipo de canciones que inspiró mi profunda admiración por la música y lo que me ha mantenido en marcha a lo largo de los años. Creo que es realmente importante, especialmente en los tiempos actuales, que la música nos ayude a superar el día a día y dé esperanza a los oyentes.

¿Algún consejo para los artistas jóvenes independientes que están empezando?

Durante años nadie quiso darme una oportunidad y la gente de la industria me dio todas las excusas posibles sobre por qué mi música aun no estaba a punto. Sin embargo, una serie de hechos improbables llevó a que mi canción tuviera algo de difusión y una vez la gente escuchó mi música la cosa no fue tan mal. Me enseño que, a pesar de lo que pueda decir alguien o cómo algunos intenten desanimarte, debes centrarte en hacerte oír por el público que compra la música. Que sean ellos los jueces y no los llamados expertos de la industria.

De alguna forma, escribir canciones es la parte fácil, hacer que se escuchen es donde todo se pone más difícil. Puedes haber escrito el próximo “Imagine”, pero si nadie llega a oírle seguirá siendo una gran canción que nadie conoce. Pienso que el 30 por ciento del tiempo de un cantautor debería pasarse escribiendo canciones y el otro 70% del tiempo debería dedicarse a buscar formas innovadoras de hacer que la música se escuche.

Para más info sobre Kashy Keegan, visita su website.

 

¿Has tenido un éxito inesperado o repentino? Cuéntanoslo en la sección de comentarios.


Save

Leave a reply

Your email address will not be published.