Anoche quise gastar 40$ en tu show pero en lugar de eso gasté 0$

MúsicoDIY te cuenta la historia de un fan que fue a un concierto de una banda con dinero en el bolsillo, pero simplemente no pudo investir en el artista que quería apoyar.

Anoche quise gastar 40$ en tu show pero en lugar de eso gasté 0$Anoche fui a ver a una banda buena, buena de verdad – una banda que ya conocía y que había visto antes en directo, pero de la que todavía no estoy completamente enganchado manteniendo una relación de súper-fan. (Quiero decir que todavía no poseo toda su música, pero planeo hacerlo.)

El show me voló la cabeza, superando mis expectativas. Tenía en mi bolsillo un dinero que llevaba específicamente para gastarlo en el puesto de merchandising tras el show. Yo habría querido adquirir los dos últimos lanzamientos de la banda en vinilo, después de haber dedicado tiempo a escucharlos en streaming. Sí, podría haberlos encargado online (todavía puedo hacerlo, creo), pero sabía que el bolo se avecinaba, así que ¿por qué no ahorrarme los gastos de envío y conseguir tal vez que la banda me firmara los discos en el concierto?

Cuando se acercaba el final del concierto, el vocalista anunció que iba a estar en el puesto de merchandising en la parte de atrás cuando abandonaran el escenario, y que sería un placer para él firmar el material, charlar, pasar el rato – cualquier cosa que quien fuera quisiera hacer. ¡Fantástico! Con los últimos acordes aún resonando y la banda saliendo del escenario, me fui directo al puesto de merchandising. Yo estaba el tercero o el cuarto en la fila, echando un vistazo a la mercancía, y las dos personas que había delante de mí pillaron copias de los dos discos que yo quería, que estaban expuestos en el mostrador frontal. Cuando tuvieron los suyos, el stock del mostrador frontal no fue repuesto.

Se me cayó el alma a los pies. Esos discos eran los últimos. Lo confirmé con la persona encargada del merchandising, y después eché un vistazo a las otras cosas que vendían, pero no había nada que pudiera reemplazar a lo que yo había ido a pillar. Yo quería apoyar de algún modo al artista, pero no me apetecía tener que comprar algo que yo no quería, cuando mi intención era la de gastar ese dinero en esos dos discos, discos que todavía tengo planeado adquirir. No, no me sale el dinero por las orejas.

Así que me marché de allí. Sin los discos, Y sin el póster del show impreso manualmente que regalaban si comprabas alguno de ellos. Y sin llevármelos firmados ni tener la oportunidad de charlar con la banda mientras los compraba.

Nunca pensé que me iba a ir del concierto siquiera un poco decepcionado, pero así fue. Solo un poco. No es el fin del mundo. Me haré con esos discos. Pero no tendré esa experiencia, lo que es un chasco.

Supongo que a donde quiero ir a parar es a decir: lleva mucho merchandising a tus shows.


Anoche quise gastar 40$ en tu show pero en lugar de eso gasté 0$

Brad

Músico independiente, fanático de la lucha profesional, y Manager de Email Marketing en CD Baby.


 

 

1 Comment

  1. ivanpirata@gmail.com'
    by Iván Sánchez on February 6, 2017  09:33 Reply

    Totalmente de acuerdo!! Parece algo obvio pero muchas veces creemos que la promoción ha acabado cuando empieza el concierto pero no, hay que seguir tras el mismo. Es interesante que alguien del grupo se encargue de llevar siempre el merchandising del que se disponga para poder venderlo antes, durante y después del concierto. Aunque también a veces te encuentras con que la sala no tiene ni un metro cuadrado donde dejar tus cosas!
    Seguiré con atención vuestros contenidos!
    Saludos Musicoiy!!

Leave a reply

Your email address will not be published.