6 trucos de escenario para seducir al público

Un buen espectáculo comienza con una banda que sabe qué hacer, además de tocar. El blog Músico DIY ha compilado seis trucos para que sepas cómo conquistar a tu audiencia y hacer que amen a tu sonido.

6 trucos de escenario para seducir al público[Este post, de P “Barney” Barnes apareció originalmente en el blog de Sonicbids.]

Durante un concierto en vivo, la relación entre el artista y el público va más allá de ser simplemente la de intérprete y observador. Física y emocionalmente hay poca distancia entre ambas partes y mucha interacción directa, explícita y subliminal. La seguridad en uno mismo es esencial y, como en tantas cosas en la vida, la confianza es clave. Si una banda parece que disfruta la música y proyecta una sensación de confianza, eso convencerá al público tanto como su material. A la inversa, bandas que parecen tímidas y acomplejadas harán que el público se sienta incómodo y esa emoción negativa se asociará a su música.

Si no posees la confianza natural ilimitada que ilumina la sala cada vez que entras en ella, es hora de poner en práctica estos seis trucos para el escenario.

  1. Usa la imitación (tú lo haces, ellos lo hacen a continuación)

Cuando subes a un escenario en un concierto, es vital ser consciente de que la multitud quiere que les gustes. Darles señales físicas para que expresen su apoyo es la manera ideal de romper el hielo: todo lo que requiere es un poco de imitación de movimientos.

El primero y más llamativo ejemplo de imitación entre artista y público empieza antes del inicio del set. Todos hemos estado entre el público y hemos visto a los artistas dar palmadas hacia el público cuando salen a escena. Y hemos devuelto el aplauso a la gente que hemos pagado por ver. No hay que esperar a que llegue un momento en que el Hada del Show Business se pose en tu almohada y te susurre que has conseguido el derecho a aplaudir. Sal al escenario, acércate a su borde, haz que tu energía llegue a toda la sala, y aplaude hacia las caras que te miran. Fíjate en la respuesta por imitación que seguirá incluso en una sala pequeña. Durante el set, y al final de tus canciones, aplaude al público y mira cómo te devuelven el gesto, generando ese sonido inconfundible de un concierto que está yendo muy bien.

  1. Crea la ilusión del contacto visual directo

Establecer contacto visual con gente del público y proyectar tu energía hacia afuera desde el escenario es una manera clásica de meter al público en tu actuación. Pero si te atacan los nervios y estás intentando recordar desesperadamente esa extraña mejora en la mitad de la nueva canción que justo acabasteis en el último ensayo, sumar las miradas inquisitivas de unos extraños a la ecuación puede crear distracción y turbación.

Para mantener un contacto visual que inspira confianza en los interrogatorios policiales, los delincuentes habituales miran entre los ojos, o a las cejas, de aquellos que los están interrogando. ¡Sigue ese consejo del manual del buen criminal! Para que esa energía siga fluyendo, elige un punto de la pared al fondo de la sala, justo por encima de las cabezas del público más cercano, y fija tu mirada en él. A medida que ganes confianza, pasa a las frentes y cejas del público. Es el truco ideal para crear la ilusión, y cosechar los beneficios, del contacto visual sin tener que practicar telepatía con un completo desconocido.

  1. Aunque no cantes, apréndete las letras

Para los miembros de la banda, aprender las letras de todas las canciones es una táctica que paga dividendos a muchos niveles. No solo es una buena práctica para conocer las partes de los otros miembros de la banda y los significados que hay detrás de las canciones a nivel musical, sino que, cantándolas en el escenario, estás obteniendo una manera sencilla de potenciar tu propia actuación. Y al añadir esta faceta extra a tu presencia sobre el escenario, estás presentando al público tu aprobación tácita de la calidad de las propias letras.

La gente escucha la música, y tiene una experiencia en un concierto tanto con la vista como con el oído. Y si ven que estás disfrutando y te inspiran las letras de tu vocalista (y eres capaz de proyectar esa sensación) es una señal tranquilizadora y contagiosa de que el público debería también disfrutarlas y sentirse inspirados. Y si eres el cantante… bueno, definitivamente deberías aprenderte las letras.

  1. Crea puntos de interés entre canciones

Un público se siente atraído hacia una actuación que se ve natural, y crear este ambiente se logra tanto entre las canciones como mientras suena la música. Las frases y temas repetitivos traicionan los nervios y rompen el clima de confianza que da a un concierto esta sensación de autenticidad.  Sin embargo, recitar verborrea de un guión suena forzado y poco natural.

Tener una hoja de temas a hablar compuesta de breves puntos a lo largo del setlist que indique el asunto general a tratar entre canciones, con frases como “dar las gracias a la banda anterior”, “hablar del álbum”, “mencionar merchandising/website” no tiene precio. No solo evitará repetir temas, es una gran red de seguridad para disipar dudas sobre qué se ha dicho y qué se ha olvidado. A medida que te acostumbres a estas hojas, deja pistas de solo una palabra para inspirarte o recordarte el tema, para que tu charla sea espontánea, pero siga una estructura a lo largo del set considerado como un todo.

  1. Comparte la historia, pero no cuentes el cuento

Este pequeño truco se lo debo a la leyenda de la música y la radiodifusión del Reino Unido Tom Robinson, que articuló este concepto para mí en una entrevista en el blog de PledgeMusic. Él explica que la gente conecta más íntimamente con el tema de una canción si lo compartes con ellos. Cuando presentes tus canciones al público, crearás esta conexión preguntando qué ha experimentado el público, en vez de decirles lo que tienes tú.

En vez de empezar con “escribí esta canción sobre mi ex-pareja, que solía tardar mucho en prepararse…”, ofrécele al público la pregunta, “¿alguien ha tenido alguna vez una ex-pareja que necesitase mucho tiempo para prepararse para salir?” Engancha al público empezando tus relatos con “¿Alguna vez les ha pasado…?” en vez de “Un día, yo…”  Introduce un interrogante en tus declaraciones y compartirás tus experiencias antes de que empiece la canción. Esta invitación a involucrarse, este destello de verse reflejado, este acercar las distancias, dará resultados en la manera en que ellos respondan al tema de la interpretación que sigue.

  1. Extiende el calor y enciende el fuego

Esta es una técnica a ejercitar con gran cuidado y para usar solo si se dominan todos los otros trucos.

Todos tenemos una imagen del concierto perfecto: la gente bailando, enganchada, cautivada en medio de la pista de baile frente al escenario. En la realidad, con más frecuencia te encontrarás tocando con unos pocos amigos pasándolo bien juntos en algún lejano rincón de la sala, con la mayor parte de la pista fría y vacía. Este truco funciona para avivar un poco las brasas de la energía en la sala, para que el calor del entusiasmo llegue a la sala. Pero, como cuando se enciende un fuego, volcar toda tu energía en un mismo sitio puede apagar las llamas.

Empieza por recompensar a la gente que está reaccionando de forma positiva, expresándoles en una pausa entre canciones lo buena que es su energía, lo bien que visten, y cuánto se lo agradeces. Gana su confianza y promociona su entusiasmo y actitud entre el resto del público. Cuando la siguiente canción empiece, dirígete a ellos. Mira cómo responden y traslada su preciosa energía al escenario… luego abandónalos por el otro lado del escenario. Presta algo de atención al resto de la sala y haz que se vayan acercando hacia la pista.

Vuelve más tarde durante la canción, prestándoles más atención cantando o dando palmas hacia ellos para atraerlos más… solo para abandonarlos cruelmente una vez más, llevando tu atención de nuevo a la gente del otro la que, en este momento, ya están pillando el rollo y empiezan a moverse también. Durante el resto de la canción traslada tu atención de un lado a otro entre los grupos, atrayéndolos, dejándolos ir, extendiendo su calor por la sala. En poco tiempo la pista de baile estará que arde.


P “Barney” Barnes es un jefe de campaña y bloguero en la plataforma directa a los fans PledgeMusic.com, que se inspira en haber girado extensamente y en su experiencia en el negocio de la música DIY con la banda de mezcla rock/ska/electronic Sonic Boom Six. SB6 ha lanzado cuatro álbumes de estudio, ha encabezado giras en Europa, América y Japón y ha compuesto y tocado canciones que han aparecido en BBC Radio 1, Channel 4, BBC 2 (TV), Rock Band, y en el videojuego Sims 3. Barney toma su café fuerte, negro y con frecuencia, y le gustaría visitar un día Australia.


Leave a reply

Your email address will not be published.