El secreto para programar una gira sin salas vacías.

Cuando vas de gira, es mejor tener más gente en las salas para escucharte, pero ¿cómo puedes garantizar que la gente vendrá a tus shows? MúsicoDIY tiene algunos tips para ayudar los músicos independientes a llenar sus conciertos.

El secreto para programar una gira sin salas vacías.[Artículo escrito por el cantautor folk-rock Joshua Powell, aparecido originalmente en la web de Fearsome Folk.]

En una gira relámpago que programé, seis semanas para recorrer completa la mitad oeste del país, un fan nos llamó “guerreros de la carretera”. Con una mezcla de agradecimiento y menosprecio por nosotros mismos, nos sentimos obligados a corregir su semántica: nos identificamos mucho más como “perros de la carretera”. Tu tía abuela, en la cena de Acción de Gracias, quizá no se digne a considerar tu banda como un “verdadero trabajo”, pero la reto a planificar una gira de conciertos que atraviese el continente, a conducir de 2 a 10 horas al día, a mantener a los otros tres miembros de la banda contentos y motivados, a sudar durante una hora para ofrecer música en directo que guste a la gente cada noche, y luego queda prohibido pensar que el sofá de un fan al final de la noche no es el más dulce de los amantes que has conocido.

Llevo ya más de tres años saliendo a la carretera con mi banda, y lo hemos hecho exclusivamente al estilo DIY, básico, todo contratado por nosotros mismos. Hemos aprendido muchas cosas, pero he descubierto un secreto que es el principio único más valioso para conseguir que tus giras valgan la pena. Nunca des un concierto sin programar de 1 a 3 bandas locales como teloneros.

Me da igual lo bonito que sea el club o que tenga lo que ellos llaman un público propio. Si quieres convertir el público de un bar en una base de fans, lo tienes que hacer tú solo. Si solo buscas tocar durante tres horas para ganar $300 y una cuenta de bar, no sigas leyendo. No hay por qué avergonzarse de ello, y ocasionalmente incluyo un par de esos conciertos en un viaje largo para rellenar la cartera. Pero si buscas realmente dejar tu marca en un mercado, las bandas locales son tu mejor apuesta. Aquí te ofrezco seis trucos simples para ayudarte a no tocar nunca más en una sala vacía:

El secreto para programar una gira sin salas vacías.

  1. Toma la iniciativa.

Muchos clubs te reservarán una fecha con el compromiso de que debes organizar el cartel tú mismo. Otros simplemente te ofrecerán la fecha sin ningún requisito previo. No pienses que esta última es la elección fácil. Si no tienes amigos o una base de fans no table y ya existente en un ciudad, nadie irá a ver una banda que está de gira y de la que no han oído hablar nunca. Pregunta a la sala si les parece bien que incluyas algunas bandas locales. “¡Pero eso significa que el dinero se reparte!”, dirás. Sí. Pero te sorprenderá la generosidad de la mayoría de bandas que contactes. Muchos te cederán su parte (o parte de ella) simplemente porque saben que estás en la carretera. Y si les ofreces un intercambio de conciertos para hacerles de telonero en tu ciudad, de repente les merece la pena. Asegúrate de que la sala sabe que quieres encargarte tú del asunto. Muchos programadores preferirán contratarte si saben que quieres ponerte a trabajar en primera fila.

  1. Investiga

Sé que ya has trabajado un montón haciendo una ruta, programando las salas, enviando flyers. Pero esto será lo que te dará más retorno por el tiempo invertido. Fíjate en las salas y clubs similares de la ciudad que estás programando y mira quién está tocando ahí: son grupos locales que ya son activos en la escena local. Si están tocando regularmente en otros sitios, están haciéndose un público. Contratarlos para tu concierto te da acceso a su mercado. Prepara un sencillo mail de presentación con un kit de prensa simplificado, incluye la fecha reservada para el concierto y una oferta para tocar. Y luego propónselo. Como con los clubs, no siempre te harás con la primera opción, así que envía un email/mensaje de Facebook a más bandas de las que crees que necesitarás. A la mayoría de clubs les van bien 3-4 bandas en una noche, y es un buen número. Una regla de oro es contactar el triple de bandas de las que quieres contratar. Ellos también tienen su agenda de conciertos, y no les ayuda a ellos NI a ti si su mercado local está saturado. Si te diriges a 12 bandas, tendrás lo que necesitas.

Cuando contacto con una banda que declina mi oferta, normalmente pregunto, “¿Alguna otra banda amiga en la zona que me puedas recomendar?” Normalmente estarán contentos de poder ayudar, ¡así también ayudan a sus amigos! Fíjate en bandas que están, como tú, entre los 1000-1500 likes en Facebook. Si tienen menos de 500, probablemente no arrastren a mucha gente. Y si tienen más de 4000, probablemente tienen un agente con el que tendrás que contactar, en vez de con ellos directamente, y las bandas de ese tamaño solo suelen tocar en su ciudad 4-6 veces al año. No te sobrevalores basándote en los números de las redes sociales. Esas bandas te están haciendo un servicio.

Hay otras formas de encontrar bandas locales. Cuando encuentras una o dos bandas, busca en su muro de Facebook hasta que encuentres páginas de eventos. En esas páginas verás otras bandas con las que han compartido cartel. Esto funciona muy bien para encontrar bandas en poco tiempo. La manera más fácil es preguntar al programador si conoce bandas locales que encajarían con tu estilo. Y si no obtienes resultados con todo esto, ve a bandcamp.com y “navega” con la etiqueta de ubicación. Ctrl+F. “Baltimore” y ya lo tienes, es una lotería juzgar una banda por la portada de su disco, pero hemos encontrado un montón de bandas amigas con este sistema.

  1. Prepara unas transiciones rápidas

Algunos elementos de tu equipo no pueden prestarse, pero baterías y amplificadores son intercambiables, y si las otras bandas y tú lo hablan de antemano (y no son presuntuosos), pueden ahorrar un montón de tiempo y esfuerzo compartiendo equipo o backline. Es normal entre baterías que cada uno toque con su caja y platos, pero el resto de la batería se comparte fácilmente, y puedes ahorrar un montón de molestias para ti y el técnico de sonido usando una batería para tres bandas en lugar de tres baterías, especialmente si hay microfonía. Trata siempre el equipo de las otras bandas con el máximo respeto, y estate dispuesto a compartir el tuyo. Las transiciones demasiado largas entre bandas arruinan las buenas vibraciones en la sala. Sé expeditivo al dejar el escenario y no te entretengas. Luego comprueba tres veces todo al final de la noche para asegurarte de que no te olvidas nada.

El secreto para programar una gira sin salas vacías.

  1. La base de datos

Si eres una personalidad creativa como yo, ya habrás dado por resuelto este punto. Pero hazme caso. Mantén actualizada una lista clara, sencilla, de las bandas con las que has tocado, su persona de contacto, dónde están radicadas, y qué tal fue la experiencia. Si viajas mucho, no recordarás todos esos detalles.

Una simple hoja de cálculo en la que puedas buscar por ubicación te pondrá las cosas más fáciles la próxima vez. “¿Con quién tocamos aquel concierto en Pittsburgh?” Revisa tu base de datos. ¡Y ellos, desde entonces, habrán doblado su número de fans! En el anterior concierto ya se habrá establecido una buena relación , y es mucho más fácil programar un concierto con un viejo amigo que hacer llamadas en frío. No importa si es solo una nota en el teléfono, pero es necesario que lleves el registro.

  1. Organiza bien el cartel

El concepto “cabeza de cartel” no es lo mismo en el mundo DIY que en el de Taylor Swift o Kanye West. El mejor lugar para tocar en un concierto de 3-4 bandas no es el último. La gente va a ver a la banda de sus amigos y luego se cansan. Trabajan por la mañana. O dan The Walking Dead a las 9pm. El primer lugar tampoco es el mejor. La gente llega tarde a todos los conciertos. Pero hacia el segundo o tercer grupo, los rezagados han llegado ya, y los que están cansados aun no han pagado la cuenta. La mayoría de grupos locales lo saben y serán suficientemente respetuosos para cederte la parcela preferente. Sé flexible, pero firme. No seas soberbio. Pide con humildad ocupar una de las posiciones centrales. Si los héroes locales son los últimos, sus fans no se irán antes. Tendrán que esperar y verte, dándote la oportunidad de hacer la conversión de asistente a fan. Pero si los locales tocan antes que tú, incluso aunque rueguen “quédense a ver a los siguientes tipos que vienen de gira!”, sería mejor tocar para sus fans fuera de la sala.

  1. Devuelve tu deuda con el karma.

Un amigo reciente de la carretera, también un perro de la carretera, nos abrió su casa en nuestro primer viaje a San Francisco tan generosamente que no podíamos creerlo. Mientras se lo agradecíamos profusamente, él sencillamente contestó: “Sé lo que es esto, e imagino que tengo que pagar algo de mi deuda con el karma”. Aun aislado de connotaciones místicas, es una idea enternecedora. ¿Has escuchado alguna vez lo de “trata a los demás como te gustaría que te tratasen ellos a ti”? Esto se aplica al circuito de giras tanto como a cualquier otra cosa. Si una banda te apoya durante la gira, ábreles la puerta a visitar tu ciudad. Comparte tus contactos locales con ellos y dales permiso para que llamen de tu parte. (Por cierto, sin aun no posees esta influencia en tu círculo local, es que aun no estás preparado para salir de gira). Cuando no estés en la carretera, hazles de telonero en tu ciudad. Acoge a esas bandas en tu casa. Pon cervezas en la nevera. Déjales toallas y sábanas. Ten a mano la contraseña de tu wi-fi. Prepárales un brunch. Ya sabes lo que quiero decir.

Estamos todos juntos en esto, y será solo con la ayuda de unos y otros que alguno de nosotros podrá conseguir el éxito que todos soñamos. Todas las bandas serán más rápidas ayudándote cuando recuerden cómo les has ayudado a ellos. No vayas muy lejos en los niveles del karma sin devolver algo a la comunidad artística.

Los contactos con salas están bien, pero los contactos con bandas son mejores. Te pueden alojar en mejores habitaciones de lo que podrías conseguir tú. Compartirán su cocina contigo después del concierto. Y llevarán gente a esas frías y húmedas pequeñas salas en las que tocas cada noche cuando estás en la carretera. Sube las revoluciones de tu ética laboral, haz tus deberes, mejora las transiciones entre banda y banda, lleva el registro de todo, ordena estratégicamente la velada, y devuelve favores cada vez que tengas oportunidad.

Y búscanos cuando estés en la carretera: estamos en el negocio de hacer amigos.

2 Comments

  1. lixosd@gmail.com'
    by ALBERTO ARIAS on August 27, 2016  17:52 Reply

    Ojalá que todas las bandas tomen esta experiencia como una oportunidad de estar en escena por muchos años.

  2. carlosj8a@gmail.com'
    by Carlos Ochoa on August 31, 2016  09:20 Reply

    Cosa que muy pocos entienden pero sería genial que lo empezaran a practicar

Leave a reply

Your email address will not be published.