5 maneras simples de mejorar tus RRPP musicales

Hablando con la prensa es bastante importante para los músicos, pero no todo el mundo sabe cómo – MúsicoDIY te da 5 tips para mejorar tus esfuerzos de promoción con la prensa.

5 maneras simples de mejorar tus RRPP musicales Por Blogger Invitado

He sido publicista durante más de dos años, y periodista musical desde hace siete. Durante ese tiempo, he visto innumerables bandas hacer esfuerzos bienintencionados solo para morir en la orilla. La verdad es que no existe una fórmula mágica para asegurar que se escuche tu música o se lea tu correo electrónico. Pero con un poco de investigación, tiempo y dedicación, puedes aumentar dramáticamente tus posibilidades de evitar el temible botón de “suprimir”.

Aquí tienes cinco maneras de hacerlo.

Conéctate

Aunque es importantísimo personalizar tu email para llegar a la web o a la persona a la que te diriges, intenta ir un paso más allá y conéctate a través de las redes sociales. Sigue la web en Facebook y Twitter, envíales un saludo e intenta conocerles un poco más.

Esto no significa enviarles mensajes por Facebook o tweets diciendo, “hey, ¡escucha mi música!”. Esta es una buena manera de conseguir que te ignoren. Pero si los redactores incluyen su contacto de Twitter en su web, ¡dales un toque! Entérate de lo que les gusta, busca territorios comunes, y establece una conexión auténtica.

Cuanto mejor conozcas a las personas encargadas de la publicación y construyas mejores relaciones, mayores serán las posibilidades de que destaquen tu trabajo.

Para seguidores de… (¿A quién suenas?)

Algunos publicistas no estarán de acuerdo conmigo, pero como periodista siempre me gusta saber a quién se parecen las bandas – y hasta donde yo puedo decir, mi equipo de redactores piensa de la misma manera.

Esto no es excusa para escatimar con tus adjetivos. Sigue gustándome leer biografías descriptivas y atractivas, pero saber a qué artistas suenas (nota: estos pueden no ser los artistas que te influencian) le da a los escritores algo a lo que agarrarse. Si le digo a mis redactores “Tengo un grupo de rock, ¿a alguien le interesa?”, hay muchas probabilidades de que no me hagan mucho caso, especialmente si están atareados. Pero si les digo, “esta banda suena a Kings of Leon con un poquito de Mumford and Sons”, los que son fans de estas bandas tomarán nota.

Un temor común es que las comparaciones eliminarán de manera inmediata a cualquiera a quien no le gusten esas bandas. Esto puede que sea verdad, pero si realmente suenas como esas bandas el resultado iba a ser el mismo, ¿no?

Corrige… Y luego vuelve a corregir.

No hay nada peor que recibir un email repleto de errores ortográficos o con un saludo dirigido a la persona incorrecta. (Me llamo Ángela, no Angelo, ni Angelina ni Angélica). Puede parecer mezquino, pero en muchas ocasiones un error en apariencia tan inocente o simple como un nombre incorrecto o una palabra mal escrita puede ser suficiente para que tu email termine en la papelera. Con tantos emails entre los que escoger y a los que responder, los periodistas simplemente no tienen tiempo para dedicárselo a personas que no se han tomado la molestia de verificar sus correos antes de enviarlos.

Seguimiento

Los redactores son gente muy ocupada. Hacen malabares para poder trabajar y estudiar a la vez, necesitan tiempo para dedicarlo a su vida social, y a un millón de otras prioridades que les impiden leer cada uno de los cientos de emails que reciben cada semana. Yo mismo soy culpable de borrar accidentalmente emails de amigos cercanos y gente con la que trabajo regularmente, así que no tengas miedo de hacer algo de seguimiento 1-2 semanas después de tu email inicial. Si has sacado nuevo material desde entonces, no hará daño incluir ese nuevo pedacito de información.

No te castigues demasiado

No me gusta depender demasiado de la suerte, pero he de decir que en esta industria juega un papel más grande del que me gustaría admitir. A veces las cosas son realmente una cuestión de suerte pura y dura. Puede que hayas contactado con la persona correcta en el peor momento y que pase por alto tu email, sin importar cuánto esfuerzo le dediques. Puede que tengas un temazo con muchísimo potencial, pero si la persona con la que intentas contactar está teniendo una mala semana, o si su filtro de spam es muy férreo, puede que no recibas respuesta.

Intenta no tomártelo de manera personal, y recuerda – solo necesitarás unas pocas y brillantes oportunidades para catapultarte en la dirección correcta.

Bio del autor: Angela Mastrogiacomo es la propietaria de Muddy Paw Public Relations e Infectious Magazine. También ha fundado varias ediciones de las reuniones semanales de la industria musical Balanced Breakfast. Muddy Paw se especializa en artistas emergentes y en campañas personalizadas diseñadas para llevar sus carreras al siguiente nivel. Hasta la fecha, han asegurado colocaciones en sitios como Noisey, AbsolutePunk, Substream, Property Of Zack, PureVolume, Anti-Music, y muchos más. Puedes encontrar más información en su we

Leave a reply

Your email address will not be published.