Cómo un artista indie ganó $56000 en Spotify con una canción (una entrevista con Perrin Lamb)

¿Leiste el artículo en los New York Times sobre el éxito de Perrin Lamb? Si no, deberías. Y después, lee la entrevista con el sobre cómo llego a este logro

Cómo un artista indie ganó $56000 en Spotify con una canción (una entrevista con Perrin Lamb)Chris Robley

“Si tienes tus asuntos en orden y no has de repartir entre demasiadas personas, (el streaming) puede ser muy lucrativo” — Perrin Lamb

Para aquellos (la mayoría) de ustedes que nunca han oído hablar de Perrin Lamb, es un padre de familia, cantautor, artista de CD Baby, y la más reciente historia de éxito del streaming en la música indie, ya que ha ganado $56000 por más de 10 millones de reproducciones de una de sus canciones en Spotify.

Hace un par de semanas, The New York Times publicó un artículo sobre Perrin titulado “Los músicos independientes encuentran recompensas inesperadas en el streaming”, en el que se decía que:

… Lamb, de 39 años, es un ejemplo de una clase emergente de músicos que están lejos de ser superestrellas –él todavía mantiene su trabajo habitual– pero pueden, ocasionalmente, recibir importantes pagos del streaming.

Si estás haciendo rápidos cálculos mentales y preguntándote exactamente cómo esos números resultan ser un ÉXITO, aquí tienes un poco más información extra procedente de un artículo de opinión de Music Business Worldwide, escrito por otro cantautor indie, Josh Collum:

(Photo: Perrin Lamb, fotografía de Glass Jar Photography.)

Cómo un artista indie ganó $56000 en Spotify con una canción (una entrevista con Perrin Lamb)

Perrin Lamb, foto por Glass Jar Photography.

Perrin Lamb es el típico cantautor indie de Nashville. Lleva más de una década en la ciudad. Nunca ha firmado un contrato discográfico o editorial. Su música se distribuye en Spotify a través de CD Baby, un distribuidor de música indie que trabaja con más de 400.000 artistas como él.

Le ha ido bien con la sincronización en TV y cine, pero los ingresos como autor de canciones y músico nunca han llegado a pagar sus facturas. Siempre ha tenido otros trabajos. Le ha ido bien, pero no ha sido fácil.

De pronto, en enero de 2014, una de sus canciones, titulada “Everyone’s Got Something” fue incluida por el equipo editorial de Spotify en la playlist “Your Favorite Coffeehouse”. La canción había salido hacía un año y hasta ese momento no había pasado nada. Pero una vez entró en la playlist… boom. Cientos de miles de reproducciones que se convirtieron en millones.

Hasta el momento, la canción tiene unos 13 millones de reproducciones. Y van en aumento, sin picos, con el tiempo. Ha ganado sustancialmente más dinero en su segundo año en la playlist que en el primero.

Cómo un artista indie ganó $56000 en Spotify con una canción (una entrevista con Perrin Lamb)

En aras de la transparencia, nuestros amigos en CD Baby nos han enviado el informe de ventas más recientes de Perrin. Aquí puedes verlo (derecha). En concepto de streaming, en el último informe, se han abonado 10.929.203 de esos 13 millones de reproducciones de “Everyone’s Got Something” por una cifra de $44.100,60

Tras sustraer la cuota por distribución del 9%, $40,131.55 van directos al dueño de los derechos: Perrin.

(Nota: este informe solo muestra los ingresos por streaming o “ventas”. Las regalías mecánicas y digitales de interpretación hacen lo que falta hasta el total de $56,329.35, pero históricamente hay un retraso entre el informe y el pago. Como ocurre con Perrin).

Y recuerda que las reproducciones en streaming de una canción en Spotify no viven aisladas del mundo. Son un impulso para el negocio y el arte de Perrin en su globalidad. Han hecho crecer las reproducciones de otras canciones que tiene en Spotify (verás que hay otra canción en este informe llamada “Little Bit” que ha generado unos $37000 a partir de 11 millones de reproducciones en Spotify). Las ventas de descargas de Perrin han crecido. Se han subido vídeos creados por fans en YouTube, y él está recibiendo regalías de nuestros amigos en Rumblefish (el partner de CD Baby para la monetización en YouTube).

Ya ves, el ecosistema digital “Post-Napster” está conectado. Y si tu negocio se estructura de forma que puedas capitalizarla, está conectividad puede ser increíblemente potente. Y provechosa.

Mi esperanza al compartir esto es mostrar que hay, de hecho… esperanza. E incluso más allá: hay razones para el entusiasmo.

Aun estamos en los primeros pasos de esta migración hacia lo digital, y ya hay miles y miles de historias de éxito como la de Perrin. Ya hay artistas y compositores que están encontrando la manera de hacer negocios sólidos, ágiles, en esta nueva era.

A medida que avanzamos en las dificultades de esta migración, y potencialmente decidimos sobre el marco legal, debemos estar tan atentos a sus historias como a las de compositores y artistas que sí tienen contratos con sellos. Es demasiado importante para no hacerlo.

Y, quién sabe, quizá encontremos algunas soluciones válidas para todos.

Josh sitúa claramente la historia de Perrin como un relato alternativo a los cuentos del apocalipsis del streaming musical contados por (o acerca de) las megaestrellas coo Thom Yorke, Pharrell, y Alice Blacc, artistas que son frecuentemente citados como receptores de ingresos decepcionantes por streaming, o que han hablado de la insostenibilidad del modelo de streaming.

Pero estas diferencias de opinión son más que algo que se pueda hablar de forma general: como tantas cosas, es cuestión de detalles:

Cómo la música en streaming puede beneficiar a los artistas independientes

  1. Cuando conservas la propiedad de tus grabaciones, los pagos son mayores de lo que algunos artículos de prensa te pueden hacer creer.

Cuando los artistas de un importante sello discográfico se quejan de los ridículos pagos de los servicios de streaming, raramente oyes hablar de la parte que se quedan los sellos. Después de todo, la mayoría de contratos de los grandes sellos, incluso en la era digital, utilizan prácticas anticuadas para asegurarse de que obtienen beneficios antes que el artista (si el artista tiene la suerte de recuperar su adelanto y cualquier otro gasto cargado en su nombre).

Como artista independiente, es muy probable que TÚ seas tu discográfica. TÚ tienes los masters. Tú conservas el 100% de tus ingresos netos por streaming.

  1. TAMBIÉN te corresponden regalías editoriales, y todo eso suma si conservas el 100% de los derechos editoriales.

Probablemente también habrás oído unas cuantas quejas sobre las insuficientes regalías editoriales que genera el streaming. Pero otro detalle importante que habitualmente se pasa por alto son los porcentajes, cómo el dinero se divide entre varios compositores y editoriales.

Mucha de la música pop actual es creada por todo un aparato de producción: equipos de compositores, productores, creadores de bases rítmicas, letristas, vocalistas para demos, etc. Trabajan juntos para crear los grandes éxitos. Luego están los propios artistas, quienes, si son grandes estrellas, aunque no hayan aportado nada a la composición de la canción, han negociado aparecer en los créditos.

Todos estos ingresos editoriales tienen que dividirse en consecuencia, no solo entre los 3, 5, o 9 compositores de cada canción, sino entre cada una de la entidades editoras que los representan.

Cuando lo miras así, puedes cortar un gran pastel en unas cuantas porciones pequeñas. Pero, como independiente, si eres el compositor, conservas el 100% de tus derechos editoriales totales. Y se te deben regalías editoriales cada vez que tu música se escucha en streaming, además de la cuota que recibes por la reproducción de tu grabación master.

  1. El final de la dependencia de la vida de los productos en los estantes de las tiendas significa que tienes muuuuucho tiempo para llamar la atención sobre tu música (o, “¡Tu vieja música siempre será nueva para alguien!”)

La canción de Perrin tenía ya más de un año cuando entró en la lista de Spotify y empezó a atraer oyentes.

Si estuviéramos hace quince años, o si él estuviera en un sello importante, su disco habría quedado enterrado para entonces. Incluso podría haber dejado el sello después de que pasara ese año, o peor aun, podría verse atrapado en un contrato que le impidiera publicar nueva música.

En la era digital, no existe esa vida limitada en el estante de la tienda, ya que no existe esa estantería. Esto es aún más cierto en el mundo del streaming de lo que era en el de las descargas digitales de música. Con el streaming, una canción puede funcionar años o décadas después de su publicación, así que es importante seguir apoyándote en la fuerza de tu catálogo completo.

  1. El ecosistema digital interconectado proporciona muchas más oportunidades a los fans para captar reproducciones

¿Cuántos millones de playlists hay en Spotify? ¿Cuántas millones de veces al día la gente comparte sus hábitos de escucha en redes sociales, con links para oír música a través de su plataforma de streaming favorita?

Como sugiere la historia de Perrin, es posible crear un impulso en Spotify (particularmente a través de las aparición en playlists notorias) que tenga una tendencia a crecer con los años, en oposición al viejo sistema en el que los artistas que tenían suerte de que se escuchara una canción suya tenían una cantidad de tiempo limitada para dejar huella en los fans con los que no tenían conexión directa, y un número limitado de herramientas para aprovechar la energía creada en esa breve explosión.

Hoy, los fans tienen más fuerza para prolongar ese impulso. Pueden y quieren tener un papel en extender el alcance de las canciones que aman.

  1. La actividad en streaming genera más actividad en streaming

No es una fórmula complicada: cuanto más se escucha la música de un artista, más gente escuchará otras canciones de ese mismo artista. Y, de nuevo, esto es aun más cierto en el mundo del streaming que en los mundos de las descargas o los medios físicos. Con el streaming no hay riesgo económico. Simplemente estás invitando a tu oyente a pasar un poco más de tiempo contigo. Si se sienten a gusto y tienen interés, seguirán así (lo que genera ingresos). Si desconectan, te desconectan.

  1. La actividad en streaming no es algo aislado

Como Josh explica más arriba, los 56000 dólares que Perrin ganó en Spotify fueron por una sola canción. Él tiene otras canciones que también están generando ingresos significativos en esa plataforma. Además, eso es SOLO Spotify. La música de Perrin está disponible a través de múltiples servicios y formatos. Y la actividad que tiene lugar en Spotify también ayuda a impulsar la presencia en YouTube de Perrin y la sincronización (ambos, generadores de ingresos adicionales)

Spotify es solo una pieza en el puzzle global de ingresos de Perrin.

“Es un camino duro, seguro, pero con apoyo, perseverancia, y tozudez, se puede conseguir.”

Así que, después de todo esto, vamos a la entrevista.

Pensé que después de que el New York Times, Josh Collum y CD Baby tuvieran la palabra, deberíamos escuchar al protagonista. Así que hablé con Perrin Lamb sobre Spotify, la música independiente y la vida familiar.

Aquí está nuestra conversación:

—-

CR: Tu biografía te sitúa lejos del gastado mito de la estrella de rock, del hipster urbano, o del romántico rural. Dice: “Vive como todos nosotros, garabatea letras de canciones en la mesa de la cocina mientras discute con su pequeño para que se coma las verduras…”

PL: Bueno no se trata tanto de la imagen, o de crear una imagen. Solo soy yo mismo. Y creo que la gente lo agradece. Parece fresco. Supongo. Es como decir, hey, este tipo es como yo, solo que él escribe canciones. Es fácil empatizar.

CR: Es refrescante leer esto. ¿Crees que aceptar el día a día y mudar algunas de esas grandes ilusiones de éxito es algo que realmente te hace estar mejor preparado para estos extraños tiempos en la industria musical?

PL: Completamente, así es. Cuando empecé no tenía delirios de ser una “rock star”. Simplemente quería mantener a mi familia haciendo lo que más me gustaba hacer. Mis padres eran profesores, así que pensé que si podía ganar tanto como un profesor, ya estaba forrado. Es un camino duro, seguro, pero con apoyo, perseverancia, y tozudez, se puede conseguir.

CR: ¿Cómo compaginas las responsabilidades familiares, el trabajo y tu arte? ¿Es la música tu trabajo “full time”?

PL: En cuanto a ese equilibrio, yo lo veo como cualquier persona que sale a trabajar por la mañana y vuelve a casa por la noche. Llevo a los niños a natación y a clases de piano… Es un trabajo. Y me apasiona, así que no hay presión por ningún lado, en serio. También soy socio y jefe de A&R (artistas y repertorio) en una compañía de licencias de música llamada Sorted Noise. Así que la parte más difícil de compaginar es la de “artista” y “hombre de negocios”.

CR: Has tenido dos canciones que han funcionado particularmente bien en Spotify. ¿Qué piensas de esa plataforma, y sobre el streaming en general? ¿Qué oportunidades ofrece a los músicos independientes?

PL: Pienso que las plataformas de streaming son el mejor sitio, no solo como fuente de ingresos, sino para ser descubiertos, en este momento, para artistas independientes. Aun está empezando y eventualmente se irán resolviendo todos los problemas relacionados con el copyright. Pero ahora mismo pienso que su valor es incalculable. Si como artista tu parte empresarial está en orden y no has de repartir entre demasiadas personas, (el streaming) puede ser muy lucrativo

CR: La cantidad que ganas por cada reproducción en Spotify es mucho mayor que lo que normalmente se informa en las historias sobre lo que ganan los artistas de los grandes sellos. ¿Cómo lo explicas?

PL: Realmente no tengo un conocimimento definitivo del asunto del streaming. Mi experiencia es totalmente diferente que la de, digamos, Aloe Blacc. Así que no puedo hablar de eso, pero, para mí, yo soy el artista, el único compositor, y el editor de la mayoría de mi música. No tengo que repartir con nadie.

CR: Tu disco Back to You salió en 2012, pero la actividad en streaming realmente se disparó en 2014. ¿Qué pasó para esa subida? ¿Una colocación en sincronización?

PL: Bueno, es difícil de decir. En realidad, “Everyone’s Got Something” nunca ha tenido una licencia de sincronización. El verdadero catalizador fue entrar en la playlist “Your Favorite Coffeehouse”. “Little Bit” ha tenido algunas licencias y micro-sincronizaciones en vídeos de YouTube y cosas así. Quizá eso ayudó, pero hasta donde yo sé, al equipo editorial de Spotify sencillamente le gustaron las canciones y las incluyeron.

CR: Hubo un tiempo en que sonar en la radio llevaba a ventas de discos. ¿Cuál es el nuevo paradigma? ¿La sincronización lleva a la actividad en streaming?

PL: Difícil pregunta. Creo que la radio todavía marca tendencias. Lo que es popular en la radio influye en qué tipos de canciones los supervisores musicales buscan para colocar, o qué busca escuchar el público. Pero como artista independiente actual, la radio ya no es cuestión de vida o muerte. Hay infinitas maneras hoy de ganarse la vida con la música, ¡lo que es muy emocionante!

CR:¿Has promocionado activamente tu música en Spotify?

PL: No. Ha sucedido de forma orgánica. Mi enfoque como artista ha sido el de “menos es más”. No soy tan activo en redes sociales como la mayoría de la gente y no hago giras. Creo que hay en eso algo de misterio, lo que pienso que es intrigante y encaja con mi personalidad. Me he encontrado a lo largo de los años que cuanto más intento autopromocionarme, menos conecto.

CR:¿Cómo has conseguido tantas licencias de sincronización para tus canciones? ¿Trabajas con una agencia de licencias? ¿Tienes relación con supervisores musicales? ¿Algún consejo para artistas indie que quieren entrar en ese mundo?

PL: Desde el inicio decidí que la sincronización era algo en lo que quería centrarme. Así que me fijaba en qué canciones conseguían la máxima atención por parte de los supervisores musicales para ajustar mi estilo. Soy socio y director de A&R en una compañía de licencias en Nashville llamada Sorted Noise. Por eso, y por mi experiencia como artista, tengo relaciones muy directas con una serie de supervisores musicales. A un músico interesado en la sincronización, le diría que busque un representante de licencias en el que confíe, que tenga una buena trayectoria, alguien con quien otros artistas están satisfechos. Y a partir de ahí, QUE TENGA PACIENCIA. Esto es lo más importante.

CR: What has CD Baby enabled you to do in your music career? ¿Cómo te ha ayudado CD Baby en tu carrera musical?

PL: Sinceramente, CD Baby ha sido genial, simplemente porque lo ponen muy fácil para los artistas, los que, para ser sinceros, no son los más hábiles en los negocios, para, no solo publicar y distribuir su música, ¡sino para que les paguen! Y esto es importante.

CR:¿Qué planes tienes ahora?

PL: Estoy trabajando en nueva música que saldrá este otoño, y centrándome en mi trabajo en Sorted Noise. Oh, y en el equipo de natación de 7-8 años. ¡VAMOS PURASANGRES!

—-

Para más información sobre Perrin Lamb, visita su website oficial.

¿Qué piensas del debate sobre los pagos por streaming? ¿El streaming es una bendición o es la ruina para los músicos independientes? Cuéntanoslo en la sección de comentarios.

Save

1 Comment

  1. Pingback : El Mejor de 2015 - MúsicoDIY

Leave a reply

Your email address will not be published.