Lo que no puede faltar en el puesto de merchandising: CDs!

Aunque el mundo está utilizando el formato digital más y más, la gente siguen queriendo el formato físico – si no lo tienes, estás perdiendo una oportunidad de ganar dinero.

Lo que no puede faltar en el puesto de merchandising: CDs!Chris Robley

Este admonitorio post ha sido escrito por Rob Stroup, de Portland, Orego, un cantante de talento, compositor, guitarrista, batería, líder de banda, músico de acompañamiento, técnico de sonido, productor, propietario de  8 Ball Studio, y un auténtico todoterreno.

Un puesto de merchandising sin CDs es como una tienda de comestibles sin leche ni pan

Confesión: tengo un romántico apego al vinilo. Lo escucho mucho. En casa, casi de forma exclusiva. Así que cuando decidí publicar mi último disco, con gran esfuerzo económico, decidí prensar vinilos e incluir en el álbum una descarga digital. La idea era que la gente querría comprar el vinilo! Los entusiastas del vinilo ni lo dudarían. Y si no tenían en esos momentos un tocadiscos en casa, podrían descargárselo en formato digital y hacer CDs para el coche, escucharlo en iTunes o donde quisieran. Así tendrían la carpeta del álbum a gran tamaño. Y algún día, cuando volvieran a tener el viejo plato en marcha de nuevo, pondrían el disco! ¿Cierto? Desgraciadamente no: falso.

Esta es la reacción más común que observé en quienes se acercaban a mi mesa de merchandising: “Uau, vinilo… genial! Me encanta el diseño de portada!” En este momento cogían el disco y lo examinaban por delante y por detrás, y tú pensabas: “Los tengo. Se lo van a quedar”. Entonces, de repente, dejaban el disco de nuevo en la mesa y decían “¿Tienes CDs?” En este punto les señalaba la pegatina que anuncia la descarga digital en el disco. ¿Su respuesta? “Gracias, buscaba un CD”. Al principio, esta manera de actuar me confundía. En realidad, de alguna forma me irritaba, teniendo 500 copias de vinilo a más de 4 dólares la unidad en mi sótano. Afortunadamente había hecho una pequeña tirada de CDs también, y tenía algo que venderles. Pero aun así estaba perplejo.

Most of you reading this blog are probably coming at this dilemma from the complete opposite angle.  Where the decision is to a) release digitally-only or b) go to the expense of pressing CDs.  Here’s the thing:  People still like CDs.  It’s what they’re used to.  When they plop their money down at a show – they want a tangible item in their hand.  Of course there are those who have reached a certain comfort level with downloading their music.  And for those people, obviously that is easy to accommodate.  But for those that want a disc,  there is still value in pressing the old familiar CD that they’re used to.  These days there are some pretty good options for shorter runs if you don’t want to press 1000 copies to start.  Sure – it costs a little more per unit, but the upfront cost is much easier to swallow.  (And believe me – still a heck of a lot cheaper than vinyl!)

La mayoría de ustedes, que leen este blog, estará llegando al mismo dilema desde un ángulo completamente opuesto. Cuando hay que decidir entre: a) hacer un lanzamiento únicamente digital o b) hacer el gasto de fabricar CDs. Este es el asunto: la gente aun quiere CDs. Es a lo que están acostumbrados. Cuando sueltan su dinero tras un concierto, quieren un objeto tangible en sus manos. Claro que están también los que se sienten cómodos con las descargas de música. Y, obviamente, esta gente es fácil de satisfacer. Pero para aquellos que quieren un disco, todavía vale la pena hacer los viejos y familiares CDs, a los que están acostumbrados. Hoy hay muchas buenas opciones para hacer pequeñas tiradas, si no quieres hacer 1000 copias de entrada. Claro, cuesta un poco más por unidad, pero el extra coste es fácil de digerir (y, créanme, aun es mucho más barato que hacer vinilo!).

Además, si estás lanzando una nueva grabación, probablemente vas a enviar algunos packs promocionales a clubs, prensa, radio, etc… ¿no? He descubierto que, en su gran mayoría, estos tipos no quieren que les incordies intentando que descarguen tu música o la escuchen online. Ni siquiera quieren batallar con el celofán. ¿Qué es lo que quieren? Un CD sin funda de celofán en tu pack promocional. Y lo cierto es que nos interesa hacer absolutamente todo lo que podemos para que esa gente nos escuche. Minimizar el número de barreras entre tu música y sus oídos: ese es el objetivo.

Aun hay un argumento más a favor del CD. La mayoría de tarjetas de descarga te dan acceso a MP3s. Los CDs se prensan a una frecuencia de muestreo de16bit/44.1. No necesitas saber qué significa eso desde un punto de vista técnico, basta con que sepas que suena mejor. Y últimamente mucha gente está frustrada por la decreciente calidad del sonido de los aparatos cada vez más pequeños, realmente hay un movimiento en sentido contrario, de gente que busca cada vez mayor calidad. Hay webs ahora que venden grabaciones con resoluciones de hasta 24bit/192. Uno de los clientes de mi puesto de merchandising me explicó que quería el CD porque suena mejor que la tarjeta de descarga.

Como toda tecnología, los CDs no durarán siempre. Pero aun no ha llegado su hora. Si estás dudando de si vale la pena el CD físico, la respuesta es sí! Como sabes, grabar un álbum puede ser caro. Si has llegado hasta ahí, da un paso más y añade dinero para hacer al menos una pequeña tirada de discos. Los tecnófobos, los profesionales y los audiófilos te lo agradecerán.

¿Necesitas fabricar rápidamente CDs de calidad? CD Baby ofrece duplicación de CDs desde solo 1 disco.

Y si estás en España, échale un vistazo a Auto[Edit]Arte – ellos tienen buen servicios de fabricación!

 

Leave a reply

Your email address will not be published.