5 tipos de envíos por email de bandas indie que todos los periodistas odian recibir

¿Quieres que los periodistas escriben sobre tu último lanzamiento en el periodico? Pues, no deberías enviar estos mensajes si quieres tener esperanza de alcanzar tu meta

periodistas odian estos mensajes de bandasBlogger invitado

[Post escrito por Jhoni Jackson y aparecido originalmente en SonicBids Blog.]

Los envíos de bandas recién creadas y artistas no ligados a una agencia de relaciones públicas son sin duda los que son acogidos con más escepticismo por los periodistas. A veces basta un nombre poco familiar entre una avalancha de mails de representantes y agencias de relaciones públicas conocidos para que un redactor te pase por alto.

¿Te parece duro? Realmente no lo es tanto. No puedo hablar por todo el mundo, pero en general los periodistas no son necesariamente malvados; es sencillamente que en el mundo hay más música que periodistas. Hay una exigencia respecto a la calidad de la música, naturalmente, pero también en cuanto a la presentación de tu propuesta. Aquí tienes destacados cinco tipos genéricos de envíos a evitar, y los errores cometidos más comúnmente en ellos. Tenlo en cuenta cuando prepares tu envío y mejorarás tus probabilidades de obtener respuesta.

  1. El envío con muy pocos detalles

Este es el que dice algo así: “Hey, soy fulano de tal y aquí tienes un link a mi nueva música, ¡Dale una mirada! Espero que te guste”. Un momento, ¿quién eres?, ¿qué estilo de música tocas?, ¿de dónde eres?, ¿por qué me envías esto? Los envíos más eficaces son en forma de nota de prensa. No incluir biografía, foto, enlaces a música o algo más que una presentación absurdamente inconcreta hará desaparecer tu credibilidad con los periodistas.

  1. El envío con demasiados detalles

Queremos saber de tu banda, pero también tenemos que aprovechar nuestro tiempo. La concisión es una virtud clave. Aquí tienes algunas cosas a tener en cuenta:

* No te excedas con los detalles de la grabación. Vale la pena mencionar el estudio y al productor, pero solo brevemente, a no ser que concurran circunstancias especiales, como un proceso excepcionalmente colaborativo con un profesional reconocido.

* No necesitamos conocer la vida de cada uno de los miembros de la banda. Una línea breve y sencilla sobre el origen y formación del grupo es suficiente.

* Una acumulación de links a canciones y vídeos no es una buena idea. Es avasallador. Envía lo último y lo mejor, no tu catálogo completo.

Recuerda, en cualquier caso, que siempre hay sitio para los casos especiales, particularmente en los detalles biográficos. Podría ser relevante, por ejemplo, que el abuelo de quien toca el banjo fuera una leyenda del bluegrass. Una buena regla para decidir qué información incluir: si afecta significativamente a tu música, probablemente es adecuada.

  1. El envío que se pierde en excusas

Cualquiera que sea el material que envíes no necesita un pretexto ni una disculpa. Si necesitas explicar que tu demo no te hace justicia, y que suenas mucho mejor en directo, plantéate grabar una nueva maqueta. No envíes fotos con una nota explicando que dos de los músicos ya no están en la banda. Cualquier excusa sobre lo que se incluye o no en tu email simplemente llama la atención sobre tus carencias, no sobre lo bueno. Prepara tu envío lo mejor que puedas, y te parecerá más fácil escribir con seguridad.

  1. El envío que subestima a la banda

Parecido a pedir disculpas, cosas como, “Sé que somos muy novatos y no hemos tocado muchos conciertos, pero si nos das una oportunidad…” no son de lo más sugerente. No hay necesidad de redimir tu inexperiencia. Y si tú no te sientes seguro con tu envío, ¿por qué tendría que apostar un periodista por lo que le ofreces? Intenta pensar en tu status de principiante como un argumento de venta; apenas has aparecido en prensa, y este periodista tiene la oportunidad de ser el que te descubrió. ¿No eres reconocido pero formas parte de una escena musical concreta, relativamente desconocida pero emergente? Los periodistas siempre andan buscando nuevos movimientos y tendencias. Menciona la tuya si procede. Si tienes una potente masa de seguidores en redes sociales pero has salido poco en prensa, llama la atención sobre ello.

  1. El envío que sobreestima a la banda

Hay una fina línea –pero una diferencia abismal– entre la seguridad en uno mismo y la arrogancia. No hagas un envío que pretenda que tu banda es la mejor que ha habido nunca. Si no tienes las credenciales que querrías, como alabanzas de los medios importantes o ser cabeza de cartel en la mejor sala de tu ciudad, comportarte como si obviamente merecieras algo así no te ayudará a conseguir nada.

—-

Jhoni Jackson es una periodista musical originaria de Atlanta y radicada actualmente en San Juan, Puerto Rico, donde hace malabarismo entre poseer una sala llamada Club 77, escribir como freelancer y, por supuesto, ir a la playa siempre que puede.

Leave a reply

Your email address will not be published.