¿Son tus newsletters demasiado largas?

La vida está más y más ocupado y la gente no tienen tanto tiempo de leer todos los correos que reciben – ¿Son tus boletines demasiado largo? Lee abajo para aprender como mejorar tus esfuerzos y acortar tus boletines

shutterstock_67186207-200x300Chris Robley

La gente ya no lee, así que la respuesta es simple: seguramente.

No, no. Ya sé que en la actualidad la gente aun LEE. Es solo que empleamos mucho tiempo en nuestras multitareas online. Nuestras lecturas son dispersas. Leemos en diagonal. Saltamos de una cosa a otra. Tenemos 12 pestañas abiertas a la vez.

Así que no puedes esperar que los suscriptores de tu newsletter paladeen cada palabra de cada email.

Esto, por supuesto, no significa que tengas que sintetizar tu mensaje entero en una única frase basada en torno a un call-to-action Simplemente sé considerado y respetuoso con el tiempo de tus lectores. “No nos aburras, ve al estribillo”, como suele decirse.

Cómo estar seguro de que tu newsletter tiene el tamaño correcto.

1. No recargues la información más importante Si te encuentras con que quieres compartir cuatro cosas diferentes, ¡cuidado! En su lugar, concentráte en una o dos, las noticias más importantes, y guarda el resto para otro email. A tus suscriptores no les importará recibir mailings con más frecuencia si cada uno de ellos es fácil de asimilar.

2. Análogamente, ten cuidado con los mensajes que compiten entre sí— Has concentrado tu email en dos ítems. Esto está muy bien. ¿Pero qué pasa si uno es “Por favor, vota por mi banda online”, y el otro es “compra tus entradas porque están agotándose”? Tus lectores podrían dividirse en cuanto a qué acción van a tomar. Mejor incluir un solo call-to-action y una noticia de apoyo que no “canibalicen” la atención.

3. Clica en “guardar” y envíalo mañana— Si planificas tu email con antelación, no hay motivo para mandarlo en cuanto está escrito. Dale un día. Vuelve a mirarlo con nuevos ojos. Si algo te parece remotamente poco interesante, ¡quítalo! Imagina lo aburrido que puede ser para los receptores.

4. No te repitas — ¿Necesitas un “gracias” al principio y otra vez al final? ¿Necesitas esa frase explicativa extra? ¿Necesitas enlazar a tu website a mitad del párrafo y otra vez al final? Quizá estas cosas pueden eliminarse.

¿Qué piensas? ¿Cuándo es demasiado largo un email? ¿Hay ocasiones en que prefieres leer largas newsletters? Cuéntanoslo en la sección de comentarios.

 

Leave a reply

Your email address will not be published.